Publicada el 15 DE DECEMBER 2016

EDIUNC participó en el libro Jergario latinoamericano ilustrado

Se trata de una publicación de la Editorial Universitaria de Guadalajara (México) y de la EULAC (Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe). Una hermosa edición que incluye 106 palabras de 13 países, con definiciones escritas por 100 escritores e ilustradas por 74 artistas plásticos.

 

EDIUNC participó en el libro Jergario latinoamericano ilustrado

Jergario latinoamericano ilustrado, un libro de preciosa edición –tapas duras, color– publicaron recientemente la Editorial Universitaria de Guadalajara (México) y la EULAC (Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe). La obra reúne el aporte de editoriales de universidades de México, Colombia, Chile, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Cuba, Honduras, Panamá, Brasil, Perú, Uruguay y Argentina. El libro fue presentado recientemente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016 (FIL 2016), donde participó la directora de la Ediunc, Pilar Piñeyrúa.

El Jergario está compuesto por “entradas” de palabras típicas o de jergas de cada país, definidas por un escritor e ilustradas por un/a artista plástico/a. La Ediunc, entre otras editoriales universitarias argentinas, aportó la palabra “Escrache”, escrita por Juan López, escritor y editor, e ilustrada por el artista plástico Gabriel Fernández.

El Jergario latinoamericano ilustrado es un libro atractivo, entretenido e instructivo. Recorrer sus páginas permite asomarse a la idiosincrasia idiomática de cada país participante.

Escrache

Dice la definición que aportó la Ediunc: Escrache: «Hacer un escrache es hacer públicos los males de alguien. Te escracho cuando cuento en una reunión un secreto que tenías muy bien guardado. Es decir, te mando al frente. Escrachamos, en Argentina, a los genocidas libres e impunes, a los cómplices, a los responsables que se esconden y no dan la cara. Se escracha con pintura en las paredes, con fotos en las redes sociales. Se escracha, sobre todo, con palabras».

Son numerosas las palabras o expresiones que aportaron las editoriales universitarias argentinas, entre ellas bondi, boludo, gurí, pispear, queco, besuquera, piquito, pibe chorro, cachuzo y descachile.

La obra es prologada por Concepción Company Company, de la Academia Mexicana de la Lengua y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La coordinación estuvo a cargo de Sayri Karp, presidenta de la EULAC. Señala Company: «Los hablantes-autores-ilustradores de este libro, profesionales de muy diversas latitudes, convocados para realizar un ejercicio lúdico, aceptaron el juego lingüístico y jugaron con su lengua y recuerdos (…). El libro es, en suma, una sinestesia, curiosa e inesperada al pasar de las páginas, de oído, habla, memoria y vista».

Además, Karp aporta un agradecimiento a los participantes de la obra, bajo el título «¡Gracias a todos! ¡Lo logramos: habemus librum!». Señala: «Este Jergario latinoamericano superó las expectativas: logramos reunir 106 palabras definidas por 100 escritores con imágenes de 74 ilustradores. Participamos 80 instituciones de educación superior de 13 países».

«Nuestra lengua es nuestra identidad»

El escritor argentino Mempo Giardinelli se suma a la obra con una reflexión sobre las lenguas latinoamericanas y su devenir histórico y social. Sostiene: «Durante más de cinco siglos, en las infinitas geografías americanas, surgieron jergas locales peculiares, e incluso grafías y estilos que subrayaron las diferentes identidades al amparo de nuestro cada vez más rico idioma castellano americano».

En otro artículo del libro, titulado «Lo que las palabras cuentan», Nancy Rozo Melo, del Instituto Caro y Cuervo de Colombia, afirma: «Los textos reunidos en este volumen constituyen una ocasión feliz para mirarnos con la alegría que provoca volcarnos sobre nuestra lengua para reconocer cómo somos (…). Estos textos nos aúnan en la diferencia, nos aproximan en los sentidos, nos hacen cómplices de la fuerza de las palabras».

Se suma a la obra Miguel Ángel Quesada Pacheco, de la Academia Costarricense de la Lengua, con su texto «Riqueza del léxico del español americano». Reflexiona: «En el siglo XIX, todos los intelectuales y académicos coincidían en que España era la madre del idioma español y, por ende, la que debería regir el destino del idioma. En el siglo XXI, (…) Hispanoamérica sin duda se perfila –con más de un 90 por ciento del total de usuarios del español– como la región que rige, y regirá por mucho tiempo, el destino de la lengua española».

 

Algunos ejemplos

De Panamá. ¿Qué sopa?: Es muy común para el panameño «de a pie», como decimos, que al encontrarse con alguien conocido, lo primero que le diga es «¿Qué sopa…?». En realidad, esta expresión es la forma inversa de preguntar «¿Qué pasó?», el equivalente a «¿Cómo estás?». Definición de Eduviges Vergara. Ilustración de María Magaña.

De Colombia. Salsita: Persona propensa (con o sin licor en la sangre) a propiciar riñas por cualquier razón. Quizá puedan materializar la querella o no. Parecería que disfrutan del preludio y de llamar la atención con actos de extrema pantomima y sobreactuación. Por ejemplo: «¡Qué man tan salsita! ¿Será que no lo quieren en la casa?» o «¡Ahí tiene, lo cascaron por salsita!». Definición e ilustración: José Rodrigo Orozco.

De México. Escuincle: Esta palabra se deriva del vocablo náhuatl xoloitzcuintle, nombre del perro mexicano. En México se usa para referirse de manera despectiva o con molestia hacia un niño cuando se está portando mal: «¡Escuincle latoso, deja de tocar todo!». Los escuincles son los inconfundibles niños que brincan, entran, salen, tocan, gritan, rompen sin parar. Son aquellos que les sacan «canas verdes» a las mamás y a las tías, y a los abuelos… En todas las familias de seguro hay un escuincle, ¿ustedes conocen uno? Definición: Lorena Sánchez. Ilustración: Ismael Tavera. 

De Argentina. Bondi: Un bondi es una caja rectangular con ruedas, motor, puertas y ventanas que adentro contiene mucha gente, a veces poca gente y a veces, demasiada gente. Es un vehículo que está hecho para llevar y traer personas. La palabra bondi también significa que algo es un bardo, o una situación complicada que te toca vivir. Salvo eso, viajar en bondi es lindo. Si te subís un día tranquilo, te agarrás un asiento, te podés sentar y ahí sí que te sentís un ciudadano del mundo. Mirás por la ventanilla las calles, la gente, las casas, los carteles (los leés a todos) y ves cómo pasa la vida. Definición: Lizzet Vejling. Ilustración: Andrés Casciani.

De Chile. Altiro: Resulta que en los tiempos del ñauca, a los trabajadores en el campo les avisaban que era la hora de almuerzo con un escopetazo al aire. No había tiempo que perder (las condiciones de la pega ya se las podrán imaginar), y partían de inmediato, enseguida, al tiro a por la comida. Con el tiempo, sin embargo, el sentido del término ha ido perdiendo su premura y no es raro que uno se quede esperando por siempre a aquel que le ha prometido y rejurado que altirito nomás vuelve. Definición: Daniel Noemí. Ilustración: Maritza Piña.

De El Salvador. Hacer la cacha: Es lo que hace todos los días el salvadoreño típico, sobre todo las mujeres, rebuscándose e ingeniándose con toda clase de tretas para ganarse la vida. La cacha es el esfuerzo, el recurso arriesgado, la salida oportuna, el intento valeroso e inteligente ante cualquier problema. Definición: Matías Romero. Ilustración: Sonia Lazo.

De Brasil. Sus: Todos os brasileiros usam o sus. Crianças vacinadas em campanhas; população protegida por intervenções organizada pela vigilância epidemiológica para combater epidemias: alimentos, medicamentos e outros. Esses são exemplos que trazem a marca do Sistema Único de Saúde, criado por meio da Constituição de 1988 e vinculado a uma ideia central: todas as pessoas têm direito à saúde. O sus supõe uma sociedade solidária e democrática, movida por valores de igualdade e equidade, sem discriminações ou privilégios. Apesar de suas precariedades e dilemas, o sus representa uma conquista do povo brasileiro. Definición: Jairnilson Paim. Ilustración: Marina Cotrim.

La obra incluye al final el listado de escritores e ilustradores.

Responsables

 

Dirección: Sayri Karp Mitastein.

Coordinación general: Verónica Mendoza Urista.

Coordinación de contenido: Claudia Reyes Toledo.

Coordinación de arte y diseño: Yazz Casillas.

Coordinación de ilustración: Josel.

Cuidado editorial: Carmina Nahuatlato Frías.

Diseño de interiores y portada: Yazz Casillas.

Color: Adrián González.

Formación: Gavo Casillas.

 


Link permanente:
http://www.ediunc.uncu.edu.ar/novedades/index/ediunc-participo-en-el-libro-jergario-latinoamericano-ilustrado